Asia

Visita a Kyoto

Pin
Send
Share
Send


Este día lo dedicamos a visitar la ciudad. Por la mañana compramos en el hostel un bono para utilizar el autobús todo el día (500¥, el billete sencillo cuesta 220¥) y cogimos el autobús #100 (llamado turístico porque recorre los puntos más turísticos de la ciudad, pero es de línea normal) y fuimos dirección al Kyomizudera.

Al final de la calle se ve la Pagoda Yasaka.

Para llegar allí nos bajamos en la parada de bus “Kyomizu no michi” y subimos por una calle en la que al final se veía la Pagoda Yasaka, y luego seguimos caminando por las calles Ninenzaka y Sannenzaka hasta llegar al Kyomizudera. Cuando íbamos por Ninenzaka me encontré con uno de los muchos grupos de estudiantes de instituto haciéndose una foto y para no molestar me fui por una pequeña acera que acababan de regar con tanta mala fortuna que me resbalé y casi me mato. Pero mis habilidades ninjas hicieron que no me cayera y las estudiantes se quedaron tan sorprendidas por mi destreza que me aplaudieron y me pidieron que nos hiciéramos unas fotos juntas… Después de esta anécdota, seguimos hasta el Kyomizudera.

¿Me veis entre tanta gakusei?

El Kyomizudera (templo del agua pura) está totalmente hecho de madera y esta sobre un acantilado. Además dicen que no se uso ni un solo clavo en la estructura… La verdad es que es precioso y para mi es uno de mis sitios preferidos de Kyoto y lo visitamos en una de las épocas más bonita, en otoño, así que aunque no mucho pudimos disfrutar de las hojas rojas.

Kyomizudera

Una vez hechas las fotos de rigor en la balconada fuimos hasta el santuario Jishu (a mano derecha subiendo una escalinata, dentro del mismo Kyomizudera ). La gracia de este santuario es que está dedicado al amor y se dice que si recorres el camino entre las “piedras del amor” con los ojos cerrados encontraras pareja, y si lo recorres con la ayuda de alguien, la encontrarás vía celestina. Y claro está, estaba lleno de estudiantes que una detrás de la otra intentaban hacer el camino, no vaya a ser que se queden para vestir santos. Este templo me gusto mucho y me pareció muy divertido ver a la gente intentar ir de piedra a piedra.

Estudiantes intentando ir de piedra a piedra,
si no lo consiges les debe quedar trauma a las pobres…

Otra parte destacable del Kyomizudera es la fuente elevada de la que salen tres chorros de los que se puede beber. Dice la leyenda que el de la derecha da larga vida, el del centro prosperidad económica y social y el de la izquierda inteligencia. Pero no debéis abusar de la fuente y beber de los tres que sino una maldición se cernirá sobre vosotros… pero como al final todo el mundo bebía de los tres… allá donde fueres haz lo que vieres!

Maiko (no se si verdadera) por Ninenzaka.

Al salir del Kyomizudera volvimos otra vez por Ninenzaka y Sannenzaka mirando todas las tiendas de recuerdos y artículos tradicionales hasta llegar a Ryôzen Kannon, que es una estatua enorme, pero es tan grande que se puede ver perfectamente si entrar en el recinto que en el que se ha de pagar. Seguimos caminando hasta llegar a Nene no michi que es una calle que te lleva hasta Gion. Y en esta calle encontramos una sucursal de nuestra tienda favorita, Manekinekonote. Esta era mucho más grande que la que vimos en Nara y tenía un montón de artículos clasificados por animales. Espectacular-espectacular!

Video: Que ver en Kioto. 10 Lugares imprescindibles (Julio 2020).

Pin
Send
Share
Send